¿Tienes carbofobia?

La carbofobia es, como todas la fobias, un miedo extremo a un elemento. En este caso es el miedo a los carbohidratos, presentes en la mayoría de alimentos que tomamos. Como todas las fobias, se trata de un miedo irracional e injustificado. En este caso nos puede acarrear problemas de salud.

Quienes padecen de carbofobia eliminan de su dieta todos los ingredientes con una mínima carga en carbohidratos para evitar engordar. Convierten a los carbohidratos en su demonio personal y pretenden huir de ellos para siempre. Desechar de la dieta todos los cereales, legumbres y derivados con cierta carga en carbohidratos es una autentica barbaridad que puede crearnos ciertos problemas de salud.

Consecuencias de la carbofobia.

Especialistas en nutrición recomiendan restringir el consumo de hidratos de carbono si se quiere bajar peso, pero en ningún caso eliminarlos. Las consecuencias de la eliminación de los hidratos de carbono de nuestra dieta pueden ser: aumento del cansancio, sensación de debilidad a lo largo del día e incremento de la irritabilidad.

Lo que ocurre es que los hidratos de carbono tienen una función básica en nuestro organismo y no es otra que la de proporcionarnos energía. sin ese aporte energético nuestro organismo se queda sin “gasolina” y el rendimiento de nuestro cuerpo y ojo, también de nuestra mente, se resiente a los pocos días de eliminarlos.

Generalmente la carbofobia es típica de personas obsesionadas con su peso, normalmente más mujeres que hombres. Es especialmente peligrosa en etapas como la adolescencia y la juventud, donde pueden abrir senda a problemas aun mayores como la bulimia o la anorexia.

Debemos tener en cuenta que no hay alimentos buenos o malos, todos nos aportan en diferente medida y debemos encontrar un equilibrio entre ellos. Podemos desechar ingredientes en un momento determinado, pero no podemos evitar comer un gran grupo nutritivo, como puedan ser las proteínas o como en el caso que estamos hablando, hidratos de carbono.